ALADI - CONVENIO DE PAGOS Y CRÉDITOS RECÍPROCOS

Generalidades
El Convenio de Pagos y Créditos Recíprocos fue suscrito el 25 de agosto de 1982 en el marco del Consejo para Asuntos Financieros y Monetarios de la ALADI, por los Bancos Centrales de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela y de la República Dominicana. Este Convenio sustituyó, sin solución de continuidad, al 'Acuerdo de Pagos y Créditos Recíprocos de los países de la ALALC', celebrado en México el 22 de setiembre de 1965, a partir del cual se creó e inició entre los Bancos Centrales, la operación del mecanismo multilateral de compensación de pagos en monedas convertibles y libremente transferibles.
Al amparo del Convenio de Pagos y Créditos Recíprocos se cursan y compensan, durante períodos de cuatro meses, los pagos internacionales derivados de operaciones directas de cualquier naturaleza entre personas residentes en los países de la región, de modo que al final de cada cuatrimestre (período de compensación) sólo se transfiere o se recibe, según resulte deficitario o superavitario, el saldo global del banco central de cada país con el resto.
El Convenio establece un Sistema integrado por tres componentes fundamentales:

  • Mecanismo de Compensación Multilateral de Pagos,
  • Sistema de Garantías y
  • Mecanismo de financiamiento transitorio de los saldos de la compensación multilateral: Programa Automático de Pago.

Objetivos
El Convenio fue concebido, en su origen, con la finalidad de iniciar 'una formal cooperación multilateral entre los bancos (centrales) de la región para llegar en etapas sucesivas a la integración financiera y monetaria mediante la formación de organismos financieros que establezcan una cooperación más avanzada'.
Para ello, se establecieron como objetivos básicos del Convenio: estimular las relaciones financieras entre los países de la región, facilitar la expansión de su comercio reciproco y sistematizar las consultas mutuas en materias monetarias, cambiarias y de pagos.
Adicionalmente, el Convenio destaca que el establecimiento del mecanismo multilateral de compensación de pagos persigue, entre otros, los siguientes propósitos:

  1. Reducir a un mínimo las transferencias monetarias que requieran las transacciones entre los países miembros; y
  2. Acentuar y estimular las relaciones financieras entre las instituciones bancarias privadas (de la región) con el fin de facilitar el desarrollo de los pagos y, consecuentemente, el intercambio comercial.

Operaciones
El Artículo 2 del Convenio establece que son susceptibles de cursarse por el Sistema, 'pagos correspondientes a operaciones directas de cualquier naturaleza que se efectúen entre personas residentes en los distintos países de los bancos centrales'.
La mención a 'operaciones directas' alude a la condición que las mismas estén referidas al pago de transacciones bilaterales realizadas entre dos países miembros.
El mismo Artículo señala algunas extensiones de ese criterio, como es el caso de operaciones de financiamiento de transacciones comerciales mediante la intervención de la banca comercial autorizada de un tercer país miembro, a través del mecanismo de 'descuento' y el de la canalización de pagos del triangulación comercial entre países miembros.
Por otro lado, el propio Convenio limita las operaciones admisibles a aquellas que se realicen a través de los 'instrumentos' a los que se refiere el Reglamento, emitidos o avalados por Instituciones Autorizadas.
En la práctica el volumen más significativo de los pagos canalizados corresponde al comercio intrarregional.

Garantías
Las garantías que prevé el Convenio son las de convertibilidad de las monedas nacionales a dólares de los Estados Unidos, la de transferibilidad de éstos a través del Mecanismo, y la de reembolso y pago de las operaciones que se cumplen por el Convenio a través de los Bancos Centrales, las cuales constituyen uno de los elementos más relevantes de su funcionamiento.
Merece especial destaque la Garantía de Reembolso por la certeza que ofrece al exportador y a la Banca Comercial Autorizada en cuanto al cobro oportuno de sus acreencias, una vez cumplidos los requisitos y condiciones establecidos por el Convenio y su Reglamento. Esta garantía constituye un primer elemento de apoyo al comercio intrarregional. Contando con ella, las Instituciones Autorizadas, del país del exportador, pueden financiar a sus clientes con la seguridad de reembolsarse al vencimiento de los plazas acordados en los respectivos instrumentos. Incluso esta garantía ofrece al mismo exportador la posibilidad de ofrecer crédito directo al importador, bajo la figura del crédito de proveedores, tornándolo más competitivo frente al mercado internacional.

Mecanismo regional
Debe tenerse en cuenta que se trata de un mecanismo aplicable a las relaciones entre determinados países (los doce indicados anteriormente), lo que determina la exigencia del origen de las mercaderías para las operaciones comerciales y la residencia de las personas intervinientes en algún país regional para el intercambio de servicios y los movimientos de capital.
La canalización de pagos por el Convenio es voluntaria. Sin embargo, en algunas ocasiones algunos Bancos Centrales según su conveniencia, han establecido temporalmente su obligatoriedad. Cuando la canalización es voluntaria, los operadores económicos pueden solicitar a un banco comercial autorizado que sus operaciones se cursen por el Convenio y de ese modo acogerse a los beneficios y garantías que él ofrece.

Instrumentos de Pago

Las operaciones de intercambio que se canalicen por el Convenio deben estar respaldas por la documentación válida en él prevista, o sea los 'instrumentos'. Estos son:

  • órdenes de pago,
  • cartas de crédito,
  • créditos documentarios,
  • letras con aval bancario,
  • giros nominativos y pagarés derivados de operaciones comerciales.

Todos estos instrumentos deberán consignar que son reembolsables a través del Convenio.
La variedad de instrumentos acuerda una amplia flexibilidad al uso del mecanismo de pagos, dado que puede optarse por cualquiera de ellos dependiendo del tipo de transacción, de sus plazos, del volumen e importancia de la misma, el carácter de las relaciones existentes entre el importador y el exportador, y de las tradiciones comerciales de cada país, ofreciendo además una gama diversa de costos operativos.
Las órdenes de pago son generalmente utilizadas para pagos a la vista y también para canalizar 'cobranzas simples', instrumento no previsto directamente por el Convenio, una vez que el importador haya depositado el respectivo contravalor en moneda nacional.
Las cartas de crédito, los créditos documentarios y las letras con aval bancario son más usuales pare operaciones de volumen mayor y eventualmente, concertadas con formas de pago liquidables en el corto plazo.
Los giros nominativos se aplican generalmente a transferencias personales.
Los pagarés derivados de operaciones comerciales , por último, pueden aplicarse a transacciones pactadas con pagos a mediano y largo plazo y cubrir entre otros el comercio de bienes de capital o de equipo y operaciones del sector público. Este 'instrumento', en la modalidad de pagarés pare operaciones de descuento, es utilizado pare respaldar operaciones de financiamiento de transacciones comerciales realizadas entre dos países, mediante la intervención de una Institución Autorizada de un tercer país (Descuento de Instrumentos).

Mecanismo de Pago

  1. Líneas de crédito recíproco
    Sobre la base de las normas contempladas por el Convenio, cada Banco Central establece con cada uno de los demás del Sistema, una línea de crédito recíproco que se expresa en dólares norteamericanos y que varía según el caso, conforme a la importancia de las corrientes comerciales establecidas con los respectivos países. En el presente, todos los Bancos Centrales de los países miembros de la ALADI tienen vigentes y en operación líneas de crédito bilaterales. Dichas 'líneas de crédito' permiten la canalización de pagos entre los miembros, cubriendo los saldos diarios que se producen entre dos Bancos Centrales.
    En ningún caso, sin embargo, el agotamiento eventual de una 'línea de crédito' supone la suspensión de la canalización de operaciones. Estas siguen cursándose por el Sistema de manera irrevocable.
    Si algún Banco Central sobrepasa los límites de una 'línea de crédito' que tiene concertada con otro, a solicitud de éste, en un plazo dado y antes del cierre del periodo cuatrimestral, debe saldar con divisas convertibles el exceso en que incurrió. Alternativamente, el Convenio prevé pare el cave, como se verá más adelante, un mecanismo de uso multilateral de márgenes de las 'líneas de crédito' que un Banco Central mantenga con otros Bancos Centrales, pero esta posibilidad tiene carácter facultativo, debiendo existir acuerdo de las partes intervinientes.
  2. Instituciones Autorizadas
    Por otra parte, se concede una autorización global pare que la banca comercial canalice directamente por el Mecanismo las operaciones comerciales o financieras previstas por el Convenio. A tales efectos, los Bancos Centrales designan a aquellas instituciones de su país que autoriza a operar, llegando a incluir en la nómina, en algunos casos, todas las del respectivo sistema bancario.
    Las Instituciones Autorizadas son responsables, en forma total y exclusiva, por la ejecución de las operaciones que cursen o hayan cursado al amparo del Convenio y su Reglamento. Si un 'instrumento' se cursa por el Convenio, no habiendo sido emitido de conformidad con las disposiciones del mismo, tanto la Instituciones Autorizada emisora como la receptora o pagadora son responsables del incumplimiento, no teniendo el derecho de reembolso y quedando a cargo de ellas la resolución de su controversia, sin perjuicio de las sanciones o acciones que les pueda aplicar la autoridad competente de su respectivo país.
  3. Canalización de operaciones y compensación
    Para el caso de una operación comercial, el procedimiento de canalización es el siguiente:
    En la fecha de pago de una transacción, el exportador debe ser reembolsado por su banco comercial (banco o institución autorizada) contra la presentación de la documentación válida (los instrumentos). A su vez, el banco comercial del exportador obtiene el reembolso del Banco Central de su país y éste último asienta un crédito a su favor y un débito a cargo del Banco Central del país del importador, por cuenta del cual efectuó el pago. El Banco Central que fue debitado debe ser reembolsado por el banco comercial del importador, y éste por el propio importador.
    Para cumplir con dicho procedimiento, cada Banco Central lleva una cuenta, a cada uno de los demás, en la que registra el importe de los pagos que efectúa a los exportadores de su país, por intermedio de un 'banco autorizado', en nombre de los Bancos Centrales de los importadores, o sea sus 'créditos' frente a esos Bancos Centrales. Asimismo, en otra cuenta registra los cargos que le son avisados por cada uno de los otros Bancos Centrales, o sea sus propios 'débitos'. La diferencia diaria entre 'créditos' y 'débitos' de un Banco Central está cubierta por una 'línea de crédito' bilateral establecida por pares de Bancos Centrales entre sí.
    La multilateralización opera a través de la determinación primaria de los saldos bilaterales resultantes al momento del cierre del 'período cuatrimestral', cuando se compensan las posiciones bilaterales dando lugar a un solo saldo deudor o acreedor para cada Banco Central, el que debe transferirse o recibirse, según sea el caso.
  4. Intereses sobre los débitos realizados
    Está establecido el pago de intereses sobre los débitos que se realicen entre sí los Bancos Centrales. Actualmente la tasa que opera se sitúa en el 90 por ciento del promedio de la 'prime rate' diaria (durante los tres primeros meses y medio del cuatrimestre) que registre el banco comercial de la ciudad de Nueva York cuyo activo sea el más elevado el día de inicio del periodo respectivo.
  5. Agente y Corresponsal Común
    Un Banco Central actúa como Agente del Sistema y efectúa la compensación multilateral: se trata del Banco Central de Reserva del Perú. También se cuenta con un corresponsal común: el Federal Reserve Bank of New York, a través del cual se liquidan los saldos deudores y acreedores.

SICAP/ALADI
Es importante señalar que, desde mayo de 1989, el Convenio está soportado por el 'Sistema Computarizado de Apoyo al Convenio de Pagos y Créditos Recíprocos de la ALADI (SICAP/ALADI)'.
Este Sistema comprende un Centro de Operaciones, establecido en Lima, en la sede del Banco Central de Reserva del Perú; Centros Regionales que operan en cada uno de los Bancos Centrales y un Centro Estadístico-Informativo y de Coordinación, que funciona en la Secretaría General de la ALADI.
El SICAP/ALADI está conformado por una serie de programas de computación que, mediante el uso de medios de transmisión de datos, permite el tratamiento automatizado de la información relativa a las operaciones del Convenio de Pagos y de otras vinculadas con las relaciones recíprocas entre los Bancos Centrales miembros. Su función básica es posibilitar el mantenimiento y conocimiento diario de los saldos de las Cuentas que se llevan entre sí los Bancos Centrales miembros. Además, proporciona a éstos en forma metódica y detallada, una múltiple y variada información de los movimientos del período corriente (débitos, créditos, saldos, cálculo de numerales e intereses, extornos, liquidaciones extraordinarias, uso multilateral de márgenes de crédito, tablas de instituciones autorizadas, etc.), así como histórica referida a períodos anteriores.
El SICAP/ALADI ha optimizado la operación del Convenio de Pagos en diversos aspectos, entre los que cabe destacar la oportunidad y seguridad de la información que transita por el Sistema y la reducción de los costos de comunicación entre los Bancos Centrales miembros. Por otra parte, la riqueza de los datos que recoge permite esperar que se transforme gradual y progresivamente en una fuente de información de especial valor en torno a la evolución de las transacciones, comerciales y financieras, intrarregionales.

Uso Multilateral de Líneas de Crédito
Como se ha comentado anteriormente, cuando un Banco Central es debitado por otro por encima de la línea de crédito recíproco correspondiente, su acreedor puede reclamar el pago del exceso con antelación al cierre del cuatrimestre. Dicho exceso puede abonarse en efectivo, mediante una transferencia directa del importe (liquidación extraordinaria) o, previa consulta con las partes, mediante el Mecanismo de Uso Multilateral de Márgenes de Líneas de Crédito.
A través de este último Mecanismo se obtiene un mayor aprovechamiento del conjunto de las líneas de crédito disponibles por cada Banco Central y se profundiza el grado de cooperación multilateral entre los miembros.
El Mecanismo básicamente permite una sustitución de deudas. Un Banco Central deudor que haya sobrepasado la línea de crédito recíproco con un segundo Banco Central que es acreedor en exceso, solicita a un tercer Banco Central cedente, con el cual tiene margen de crédito disponible, que le sustituya en todo o en parte la deuda que tiene con el 'Banco acreedor en exceso'. El 'Banco cedente', entonces, es debitado por el 'Banco acreedor en exceso', débito que el 'Banco cedente' traslada a su vez al 'Banco deudor en exceso'. Concurrentemente, el 'Banco deudor en exceso' recibe un crédito o abono por el mismo importe del 'Banco acreedor en exceso', disminuyendo de esa manera el saldo deudor original con este último y restituyendo e! margen de su línea de crédito.

 
Aduana Argentina
COPYRIGHT ADUANAARGENTINA.COM - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS